La ciudadanía italiana es una de las más requeridas dada la gran cantidad de descendientes de italianos que habitan en América Latina. Existe la idea –errónea– de que es un trámite que puede tomar años. Eso es así si el trámite se hace fuera de Italia. Desde Sacar Ciudadanía Italiana siempre recomendamos que se realice la ciudadanía directamente en Italia, para reducir ese lapso de una pila de años a ¡solamente 3 meses! En el artículo nuestro de cada jueves te traemos información sobre la circolare K28, una circular que amplió la ley de 1912 que regulaba las disposiciones en materia de ciudadanía.

Si leer no es lo tuyo y preferís el dinamismo de las redes sociales a la montaña de letritas amontonadas que es un texto, ¡tenemos buenas noticias! Sacar Ciudadanía Italiana se encuentra también en Facebook e Instagram. En Face compartimos, también, comidas espectaculares típicas de Italia y lugares increíbles para que se te caiga la baba solo de imaginarte allí. En Instagram, a su vez, te mostramos el día a día de nuestros agentes de ciudadanía italiana. Las sonrisas enormes de aquellos flamantes tanos con su pasaporte bordó en mano te van a dar la fuerza que necesitás para seguir poniéndole energía a tus sueños.¡Seguinos!

Sacar Ciudadanía Italiana – SCI

La circolare K28 – ¿Cuándo se sancionó y qué regula?

Como bien se sabe, –y si no se sabe bien, te invitamos a pasar por acá— para acceder a la ciudadanía italiana es necesario tener un antepasado directo italiano, sin importar cuán atrás esté aquella persona en nuestro árbol genealógico. Si tenés todos los papelitos de esos antepasados, ¡podés sacar la ciudadanía! Ahora bien, es importante destacar que esa persona NO debe haber renunciado a su ciudadanía italiana. En otras palabras, no debe haberse nacionalizado como ciudadano de otro país, ya que eso significaría que renunció a su ciudadanía italiana.

Si tu antepasado es, en realidad, una antepasada, pasá por este artículo “Obtener la ciudadanía italiana por vía judicial” para evacuar todas tus dudas al respecto. SCI, te tenemos siempre cubierto  =)

Sacar Ciudadanía Italiana – SCI

La circolare K28 es de 1991 y complica un poquito el panorama de aquellos que buscan acceder a su ciudadanía jure sanguinis. Un poco, ¡no demasiado! Antes de 1991, sacar la ciudadanía italiana en Italia era como jugar en “easy”… digamos que ahora sería como jugar en “medium”. ¿Por qué? Bien, tu bien amada carpeta de ciudadanía italiana deberá contar con un Certificado de No Naturalización, que es un documento que certifica que tu AVO (aquel ascendiente a través de quien tramitás tu ciudadanía) no renunció a su ciudadanía italiana. En caso de que sí haya renunciado, es importante que lo haya hecho después de que haya nacido aquel hijo que es tu ascendiente. Si su hijo nació antes de la naturalización de su padre, la ciudadanía jure sanguinis se transmitió igual, ya que ese hijo es hijo de italiano y no de alguien de otra nacionalidad. Capisci?

La circolare K28 – ¿Qué más implica?

Esta circular, además de agregar el requerimiento de un Certificado de No Naturalización expedido por la CNE o Comisión Nacional Electoral, informa los documentos necesarios para tramitar la ciudadanía italiana. A saber:

  • Actas de nacimiento, matrimonio y defunción (estas últimas según corresponda), traducidas al italiano y legalizadas de cada eslabón de la cadena generacional.
  • Certificado de no naturalización del AVO o certificado de naturalización con su fecha correspondiente (como mencionamos anteriormente).
  • Tu certificado de residencia.

¿Cómo se pide el certificado a la Comisión Nacional Electoral? Se hace de manera online a esta página. El documento que recibimos es completamente digital –¡hola siglo XXI!– y tendrá la misma validez que los certificados no digitales. Es un trámite que tarda alrededor de dos semanas. Para pedirlo, deberás presentar: actas de nacimiento y defunción de tu AVO, y, en caso de que tu apellido no sea el mismo que el de tu AVO, actas de nacimiento y defunción de toda la cadena generacional. Además, deberás escanear tu DNI de ambas caras y adjuntar el archivo. Luego, deberás abonar la tasa correspondiente.

Sacar Ciudadanía Italiana – SCI

La circolare K28 – La Ley completa

A continuación compartimos la circular K28 completa, en español. También, les dejamos un enlace a la circolare en italiano.

«DIRECCION GENERAL DE LA ADMINISTRACION PUBLICA
Y DE LOS ACTOS CONCERNIENTES DEL PERSONAL
Servicio Ciudadanía, Actos Especiales y Patrimoniales
División Ciudadanía
Prot. N. K.28.1 ROMA, 8.4.1991
A LOS PREFECTOS DE LA REPUBLICA PROPIAS SEDES
AL COMISARIO DEL GOBIERNO DE
LA PROVINCIA DE TRENTO
AL COMISARIO DEL GOBIERNO DE
LA PROVINCIA DE BOLZANO
AL PRESIDENTE DE LA JUNTA REGIONAL
DEL VALLE DE AOSTA AOSTA
Y en conocimiento:
AL DEPARTAMENTO DE LA SEGURIDAD PúBLICA SEDE
A LA DIRECCION GENERAL DE LA
ADMINISTRACION CIVIL SEDE
OBJETO: reconocimiento de la posesión del “status civitatis” *(estado civil) italiano a los ciudadanos extranjeros de origen italiano.
Se ha tenido la posibilidad de conocer como existen cada vez más numerosos pedidos de esclarecer acerca de las modalidades que se deben adoptar, con el fin de definir la situaciín de ciudadanía de personas provenientes de Países extranjeros (en particular de Argentina pero también de Brasil o de los Estados Unidos) y con pasaporte extranjero, quienes “aseguran” ** la titularidad del “statua civitatis” (estado civil) italiano.*
Como es de hacer notar, de hecho, en virtud de la actual operabilidad de la combinación dispuesta de los artículos 1 t 7 de la Ley 13 de Junio de 1912, n. 555 y de las disposiciones vigentes en materia de ciudadanía en varios países extranjeros de antigua inmigración italiana (por ejemplo todos los Estados del continente americano, Australia, etc.), atribuible el “iure solis” del “status civitatis”, la descendencia nacida en el territorio del Estado de inmigración (Argentina, Brasil, Uruguay, Estados Unidos de América, Canadá, Australia, Venezuela, etc.) de padre ciudadano italiano adquirida al nacer, la posesión sea de la ciudadanía italiana (por vía paterna), sea de la ciudadanía del Estado de nacimiento (de origen) y la conservación de las condiciones de “bipolaridad” aún en el caso, durante la minoría de edad, cambiase ciudadanía naturalizándose extranjero.
Al mismo tiempo aun los sujetos nacidos en un Estado extranjero, el cual atribuye la ciudadanía “iure solis” y reconocidos por el padre ciudadano o cuya paternidad haya sido declarada judicialmente, resulten cambiar a la misma situación de doble ciudadanía.
De aquí, deriva la concreta posibilidad que los descendientes de segunda, tercera y cuarta generación o más, de nuestros emigrados, haya adquirido la ciudadanía italiana.
Dicha eventualidad se ha extendido aun más para los pertenecientes a familias de antiguo origen italiano, los cuales hayan nacido después del 1° de enero de 1948 en cuanto, a partir de tal fecha, deben ser considerados, según (el dictado de) la sentencia n. 30 del 9 de Febrero de 1983 de la Corte Constitucional, ciudadanos italianos aún los hijos nacidos de madre en posesión de la ciudadanía italiana en el momento de su nacimiento o en su lugar, reconocidos por la madre ó cuya maternidad haya sido judicialmente declarada.
De lo cual deriva que también los descendientes de nuestra emigrante o de una hija de nuestro emigrante, son considerados ciudadanos italianos “iuri sanguinis” por vía materna mientras hayan nacido después del 1° de enero de 1948, fecha en la cual entro en vigor la Constitución de la República Italiana. Se hace también presente, que el reconocimiento de la posesión del “status civitatis” italiano en la ya mencionada categoría de personas, debe ser subordinado verificando determinadas condiciones y al control de documentos de algunas circunstancias esenciales.
A) Condiciones preliminares para el reconocimiento de la ciudadanía italiana.
Ante todo es necesario esclarecer que, debiendo ser certificada la eventual posesión del “status civitatis” italiano por el intendente de la comuna (municipalidad) italiana de residencia, podrá ser comenzado dicho proceso bajo instancia de los interesados, solo donde dichos interesados resulten inscriptos en el Registro Civil (anagrafe) del lugar de residencia de una comuna (municipalidad) italiana.
Además, la inscripción civil (anagráfica) de dichas personas entradas en Italia con pasaporte extranjero, debe respetar (seguir) las modalidades disciplinarias para la inscripción en el Registro Civil (anagrafe) del lugar de residencia de los extranjeros y presupone, por parte de los interesados, el cumplimiento de las obligaciones de las disposiciones vigentes en dicha materias. Se agrega además, que en el caso que la inscripción en el Registro Civil (anagrafe) de dichos interesados no pudiera ser posible, en cuanto al articulo 3 del D. P. R. Del 30 de Mayo de 1989, n. 123, que impidiera dicha inscripción en algún Registro Civil (anagrafe) de alguna población italiana, el proceso de reconocimiento de posesión (inscripción) del “status civitatis” italiano, deberá ser presentado (llevado a términe), en apropiada instancia de la Representación Consular Italiana competente en relación a la localidad extranjera de demora habitual de los sujetos que requieran la titularidad de la
ciudadanía italiana.
B) Procedimiento para el reconocimiento de la ciudadanía italiana.
Las instancias de reconocimiento de la ciudadanía italiana, ex artículo 1 de la Ley 13 de Junio de 1912, n. 555, deberán ser dirigidas al Intendente (Sindaco) de la Municipalidad (Comune) italiana de residencia ó en su defecto al Cónsul italiano en el ámbito de dicha circunscripción consular de residencia del interesado extranjero de origen italiano.
Las mismas deberán ser acompañadas de la siguiente documentación:

  1. Extracto de la Partida de Nacimiento (Atto di Nascita) del antecesor italiano emigrado al exterior entregado por la Municipalidad (Comune) italiana donde haya nacido dicho pariente;
  2. Partidas de Nacimiento (Atti di Nascita), adjuntas de traducción oficial italiana (Traductor Publico Oficial), de todos sus descendientes en línea recta, comprendida la persona interesada a obtener la ciudadanía italiana;
  3. Partida de Matrimonio (Atto di Matrimonio) del antecesor italiano emigrado al exterior, adjuntando de traducción oficial italiana (Traductor Publico Oficial) si se hubiera casado en el exterior;
  4. Partidas de Matrimonio de los descendientes, en línea recta, incluso el de los padres de la persona solicitante de la ciudadanía italiana;
  5. Certificado entregado por las Autoridades competentes del Estado exterior donde emigró el antecesor italiano (Cámara Electoral en el caso de Argentina), con traducción adjunta oficial en lengua italiana, donde conste que dicho antecesor inmigrante NO adquirió la ciudadanía del estado exterior de emigración anteriormente al nacimiento del interesado;
  6. Certificado entregado por las Autoridades competentes Consular italiano, comprobando que ni los ascendientes en línea recta ni la persona solicitante de la ciudadanía italiana, hayan jamás renunciado en los términos del articulo 7 de la Ley 13 de Junio de 1912, n. 555;
  7. Certificado de Residencia.
    Se destaca que la instancia, presentada en Italia, deberá ser redactada en papel legal y que los certificados exhibidos juntamente con dicha instancia, concedidos en Italia por las Autoridades italianas, deberán ser realizadas en conformidad con las disposiciones vigentes en materia de sellado / estampillado (llamado en Italia: marca da bollo).
    Los certificados entregados por Autoridades extranjeras, deberán ser redactadas en papel normal y oportunamente legalizados, salvo que no esté previsto la exoneración de la legalización en base a convenios internacionales rectificados por Italia. Dichos documentos deberán ser adjuntados de traducción oficial en lengua italiana, la cual, si son exhibidos en Italia, deberá ser redactada en papel sellado – estampillado (carta da bollo).
    Se hace aún presente ( hincapié) , que con el fin de poder verificar en manera completa, conclusiva, la falta de ejercicio por parte de los sujetos reclamantes la posesión de la ciudadanía italiana, de la facultad de renunciare x artículo 7 de la llamada Ley n. 555 / 191, se hace necesario por un lado, desarrollar adecuadas investigaciones en la Municipalidad (Comune) italiano de origen ò de la ultima residencia del antecesor italiano emigrado al exterior ò en su defecto en la Municipalidad (Comune) de Roma y por el otro lado, contactar directamente todas las Representaciones Consulares Italianas competentes por las diferentes localidades exteriores donde los individuos en cuestión hayan residido o ,si fuera el caso, consultar oportunamente el Ministerio de Relaciones Exteriores (Ministerio degli Affari Esteri) – Dirección General de Migraciones y de las Relaciones Sociales ( Direcciones Generales dell’Emigrazione e degli Affari Sociali) – Oficina VIII (Ufficio VIII) actualmente: DIREZIONE GENERALE ITALIANI ALL’ESTERO E POLITICHE MIGRATORIE – Ufficio VII° (Dirección General de Italianos en el Exterior y Políticas Migratorias – Oficina HILL) para interpelar las dependencias Uffici Consolari (Oficinas Consulares) interesadas.
    Los Señores Intendentes (Signori Sindaci), verificado además el fundamento del pretendido pedido por los instantes a haber atribuido “iure sanguinis” la ciudadanía italiana, dispondrán la trascripción de las Partidas del estado civil relativos a los sujetos reconocidos como nuestros connacionales y podrán procurar a la emisión de la debida certificación de ciudadanía como así también los otros certificados consecutivos que incumben por competencia.
    Los Señores Intendentes (Signori Sindaci) deberán, finalmente, dar comunicación de las determinadas asunciones a las SS.LL., a las locales Autoridades y a este Ministerio.
    En cambio, en el caso en el cual surgieran dudas acerca de la efectiva situación de ciudadanía de los interesados, nuestro “status civitatis”, a los Señores Intendentes se les ruega de interpelar este Ministerio transmitiendo la relativa documentación epistolar.
    Se ruega de comunicar las debidas instrucciones a los Intendentes de las Municipalidades de la Provincia y de proporcionar información segura (assicurazione).
    EL MINISTRO
    F.to (Scotti)»

¿Conocías la circolare K28? ¿No? Bueno, ahora ya la conocés. Es súper importante: básicamente es el ABC de la ley de ciudadanía. Si te quedan algunas dudas sobre la documentación a presentar, el certificado de no naturalización o el certificado de residencia, te recomendamos que pases por acá: Guía Completa Paso a Paso para Sacar tu Ciudadanía Italiana. Sí, es una guía… completa… paso a paso. Pero además es gratuita, ¡y es hermosa! No porque la hayamos hecho nosotros 😉 pero realmente nos quedó súper bella.

¿Tenés alguna otra duda, consulta o comentario? ¿O simplemente necesitás una palabra de aliento para seguir adelante con este trámite que a veces resulta agotador? ¡Escribinos! Estamos para ayudarte: a veces podrá parecerte que la ciudadanía italiana está muy lejos y que el camino es solitario, pero no es así. Arrivederci!