Antes de ser gestores de ciudadanía italiana, fuimos muchas cosas. Algunos de nosotros fuimos abogados, traductores, periodistas, otros pasamos por diversos trabajos sin encontrar aquello que nos apasionara. Sin embargo, todos fuimos soñadores. Todos pasamos incontables horas planeando itinerarios en Italia, ciudadanía en mano, o inventamos diálogos con futuros empleadores en un italiano de baja calidad. Nos aferramos a esos sueños cuales náufragos a sus balsas mientras navegábamos los mares traicioneros y bellísimos de la emigración. Nuestra duda eterna, cómo tramitar la ciudadanía italiana rápido, nos llevó a aprender todo lo que podíamos y a hablar con incontables personas hasta que emigramos y logramos nuestro objetivo. El tiempo y el destino nos encontraron años más tarde haciendo de este sueño cumplido una profesión en la que encontramos nuestra vocación: ayudamos a otros a alcanzar su sueño de transformarse en italianos con papeles.

¿Cómo tramitar la ciudadanía italiana? – ¿Cuál es tu ascendencia?

Tal vez te parezca una pregunta algo tonta, o cuya respuesta es obvia. Sin embargo, ¡no es así! Hay distintas formas en las que uno puede acceder a la ciudadanía italiana. En este post nos vamos a centrar en una de las más comunes: el reconocimiento jure sanguinis, o sea, el reconocimiento de ciudadanía italiana para todos aquellos que tengan un antepasado italiano en su árbol genealógico.

Jure sanguinis… ¿qué significa? Es una voz del latín, una expresión jurídica, que remite a la adquisición de una ciudadanía por ser hijo o hija de padre o madre de una cierta ciudadanía, o por tener ascendencia de cierta ciudadanía. Lo contrario es la ciudadanía ius soli (voz del latín que se traduce literalmente como “derecho de la tierra”), que remite a la adquisición de una ciudadanía como resultado de haber nacido dentro de su territorio, sin importar la ciudadanía de los padres. [Gracias Wikipedia te queremos mucho <3, porque sabremos mucho de la ciudadanía italiana, pero latín no es uno de nuestros fuertes, ¡no vamos a mentir!)

Sacar Ciudadanía Italiana – SCI

“Bueno, no tengo ascendencia italiana… ¿cómo puedo tramitar la ciudadanía italiana?” podrás preguntarnos. Te contestamos:

  • Podés casarte con un/a italiano/a y obtener la ciudadanía italiana por matrimonio. ¡Que viva el amor! Tu cónyuge no es necesario que sea nacido en Italia, puede perfectamente ser alguien que haya nacido en otro país y haya tramitado su ciudadanía jure sanguinis.
  • Podés naturalizarte italiano luego de vivir legalmente por 10 años en suelo Italiano. Esta opción es la más difícil. (¿Les gustaría que escribiésemos un post sobre este tema?)

Recapitulando… si tenés ascendencia italiana, no importa cuán lejana sea, ¡poder tramitar la ciudadanía italiana! Wiiiiiiiii *ruidos de festejo*

¿Cómo tramitar la ciudadanía italiana? – ¿Hay límites generacionales o excepciones?

Tenemos dos noticias para vos: una buena y una mala. ¿Cuál elegís primero? ¿La buena? Bien.

¡La buena noticia es que no existen límites generacionales! No es necesario tramitar la ciudadanía italiana desde tu padre o tu abuelo. Puede tratarse de tu tatarabuelo o de Leonardo Davinci, para la ley es lo mismo. Lo que te piden es que tengas la documentación que pruebe fehacientemente que tu AVO (o sea, la última persona nacida en Italia en tu cadena de ascendencia) está realmente relacionado con vos. Cuanto más alejado esté tu AVO, más complicado puede resultar conseguir los papeles para la carpeta de ciudadanía. 

¿Y cuál es la mala noticia? Que si bien no existen límites generacionales, no puede haber cortes en la cadena generacional.

Un corte en la cadena generacional se refiere a la renuncia a la ciudadanía italiana por parte de alguno de los eslabones antes de que haya nacido aquel hijo o hija que continúe con la cadena en línea recta. En caso de que haya una nacionalización, hay que saber la fecha en la que se realizó. Aclaremos un poco el panorama: imaginemos que tu AVO es tu bisabuelo, que tiene dos hijos: tu abuelo y tu tío abuelo. Si tu AVO se nacionalizó argentino antes de que naciera tu abuelo, significa que tu abuelo es hijo de un argentino, no de un italiano. Ahora bien, si se nacionalizó luego de nacido tu abuelo, la cadena continúa: tu abuelo es hijo de un italiano. En ese caso, la cadena se cortará para tu tío abuelo.

Sacar Ciudadanía Italiana – SCI

¿Qué papeles debo presentar y de quiénes?

Ahora que ya hemos desmalezado un poco el jardín de las dudas (bueno… estamos poéticos), vayamos a lo verdaderamente engorroso, pero realmente importante: el armado de la carpeta de ciudadanía y la documentación a recolectar.

¿Hay que juntar papeles de todos el grupo familiar, desde el AVO hasta abajo? Absolutamente NO. ¡Esa es otra buena noticia! La documentación a presentar es la correspondiente al estado civil de cada eslabón de la cadena directa desde tu AVO hasta el reclamante de la ciudadanía. O sea: si tu AVO es tu bisabuelo, tu carpeta deberá tener la documentación suya, de tu abuelo, de tu padre y tuya.

  • Actas de nacimiento, matrimonio y defunción (estas últimas según corresponda), traducidas al italiano y legalizadas.
  • CNE: Certificado de no naturalización extranjero o un certificado de naturalización con la fecha (para corroborar que no haya un corte en la cadena generacional, como explicamos anteriormente).

No es necesario traducir aquellos documentos que hayan venido de Italia ya que estarán en su idioma original. Tampoco es necesario preocuparse por nombres que tengan traducción, por ejemplo: Jorge y Giorgio. José y Giuseppe. Francisca y Francesca.

Lo que sí es muy, muy importante es chequear que no haya diferencias entre las actas en las fechas o en la forma de escribir apellidos o ciudades: Jorge di Filippo y Jorge de Filipo. En ese caso, deberás rectificar el error.

Sacar Ciudadanía Italiana – SCI

En cuando al CNE, es clave que cuente con:

  • Todos los apellidos de tu AVO.
  • Todos los nombres y alias posibles.
  • Todas los órdenes de los nombres que aparezcan en los documentos de estado civil. 

¿Es necesario apostillar las actas? ¡Si! Además de estar legalizadas por los organismos correspondientes, las actas deben tener la Apostilla de la Convención de la Haya de 1961 para que sean válidas en Italia.

¿Hay que legalizar las firmas de los traductores? ¿Las actas vencen? ¿Puedo prescindir de algún documento? ¿Qué vino primero, el huevo o la gallina? Las respuestas a la gran mayoría de estas preguntas podrás encontrarla en La única guía que vas a necesitar para sacar tu ciudadanía italiana. ¡No vamos a spoiler todo! Te recomendamos que la bajes, ahí tenés muchísima información sobre cómo tramitar la ciudadanía italiana. Se trata de un libro completo, claro y de diseño increíble con todo lo que necesitás saber sobre este viaje maravilloso en el que te estás embarcando. Es el resultado de años de experiencia de todos los profesionales que comprenden Sacar Ciudadanía Italia.a Y, lo que es más, te la brindamos totalmente gratis. ¡Así como lo leés!

¿Tenés fiaca? ¿Pereza? No te preocupes, se viene la parte dos de este artículo muy pronto. Igual, ya sabes, si te mata la curiosidad, ¡descargá la guía y leela! No te vas a arrepentir 😉 Tampoco dudes en escribirnos si tenés cualquier duda, comentario o necesidad. Estamos para ayudarte y acompañarte en cada paso de esta experiencia tan conmovedora. ¡No estás solo, no lo olvides! Arrivederci!